Blogia
Marilyn...del Cuyaguateje

Manotazo azulgrana al estilo Mourinho

Manotazo azulgrana al estilo Mourinho

El estilo Barça salió triunfador. Arrolló al Madrid en fútbol; intensidad y resultado. Desde el inicio fue tan superior que apenas hubo emoción. Mourinho salió con la idea de buscar la contra y repetir el guión de su visita con el Inter. Lo cumplió en parte: todos sus jugadores estaban tras el balón

Eso sí, no eran capaces de superar la línea de presión azulgrana, sólo con pelotazos sin sentido. Messi comenzó su show agitando el palo de Casillas con un zurdazo para el que ni siquiera armó el pie.

El Barcelona rondaba la meta blanca ya que el juego sólo se producía en campo visitante. Con una conexión Iniesta-Xavi se abrió el marcador. Tuvo suerte el catalán para controlar el pase del manchego y luego definió con clase ante Casillas.

En otra conexión entre miembros de La Roja llegó el segundo. Llevaba más de un minuto tocando la bola el Barça. Tocaba y tocaba hasta encontrar el hueco, que al final surgía. Messi abrió para Villa, que se fue de Ramos, hizo un centro-chut que no atrapó Iker y que Pedro, entrando desde atrás y más listo que Marcelo, mandó la red.

Una tangana mete al Madrid

Asunto finiquitado en veinte minutos. Los blancos, ni ocasiones ni faltas en ese periodo. Un acto sin el balón en juego modificó el guión por unos minutos. Guardiola cogió un balón en la banda, Cristiano se lo pidió, lo echa a un lado y el luso le empuja. Y luego un lío desproporcionado, cómo siempre sucede con el portugués. Eso motivó al ’7’ blanco, que lanzó un golpe franco rozando la base de la meta de su ’enemigo’ Valdés, el que se llevó la otra tarjeta por la tangana.

Posible penalti

Curiosamente uno de los dos se pudo ir a la calle en la acción polémica del encuentro. El meta se lanzó a por una pelota en el área, y llegó embalado justo cuando Cristiano quería tocarla con el pie. En unas tomas no parecía penalti, en otras sí ya que el portero además le daba con el pie... Iturralde no señaló nada y se guardó una posible tarjeta para cualquiera de los dos.

Luego sí la sacó cuando Messi se llevó un golpetazo, que exageró, de Carvalho. Si el Barça entra en batallas que no tienen relación con el balón baja enteros. Y eso lo sabe todo el mundo. Sobre todo Mourinho, que en la segunda mitad metió a Lass por un desaparecido Ozil.

Una cruz para Marcelo

Seguro que su charla técnica estaba basada en el ardor, mientras que en el local se pedía calma y toque de balón. Con ella, volvió el Barça a su mejor versión: ocasiones claras de Messi y Xavi. Casillas sufría y el más destacado blanco era Khedira.

Así llegó el tercero de Villa, que esta vez sí recibió de Messi y cruzó un misil ante su amigo Iker. Y apenas unos minutos después volvió a repetir esta vez con un sutil disparo entre las piernas. Buen porcentaje de efectividad: 8 ocasiones, 4 goles.

Mou buscó no encajar más

Mourinho tuvo miedo de llevarse un saco y quitó a Marcelo por Arbeloa. Así reaccionó el día que encajó por primera vez cuatro goles como técnico en sus 464 partidos. Un cambio con el que define un estilo y además le sirve para descargar responsabilidades. Viendo el rendimiento blanco, seguro que Preciado tiene ganas de preguntar si salió rendido.

Y es que muchos blancos no demostraron ni el orgullo necesario para lucir la camiseta de un equipo tan grande como el Real Madrid. Iker se esforzó por evitar la manita, aunque ya se sabía el portero más goleado de los Clásicos. En algunos minutos se cruzó de brazos y estaba meditabundo. Deseaba el final, ya que la grada no paraba de corear consignas contra Mourinho y Cristiano Ronaldo.

Feo final

Guardiola aprovechó para meter en el campo a Bojan y a Jeffren, que puso el quinto para que la fiesta fuese completa. Piqué hizo la manita igual que hiciera Bruins Slot hace 17 años para celebrar la cuarta manita a los blancos.

Segundos después, Sergio Ramos se tomó la justicia por su mano y fue a cazar a Messi. Se fue a la calle por ello y por soltar un bofetón a Puyol. Se montó otro lío en la zona de banquillos.

Algunos miembros de la Roja no estuvieron a la altura de su medalla de campeones del mundo. Hay que saber ganar y perder. Dentro y fuera del campo, ya que ningún madridista salió a dar la cara tras el partido.

-Eurosport-

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres